Este verano, no te lleves chinches a casa...

Las chinches de cama son pequeños insectos rojizos, que miden alrededor de 1 cm, aplanados y sin alas. Suelen estar escondidos en grietas y hendiduras, en los rodapies de la pared, detrás de los muebles y cuadros o en las costuras de los colchones y entre las sábanas.

Su principal inconveniente es que se alimentan de sangre humana y se extienden muy fácilmente, resultando difíciles de tratar, lo que puede provocar la aparición de «brotes» en hoteles, hospitales, residencias, albergues u otras instalaciones, y es que con el tránsito de personas y equipajes que van pasando por los distintos lugares, estos organismos van viajando adheridos a ropa y maletas, de modo que pueden aterrizar en nuestros hogares sin muchos esfuerzos.

chincheEn los últimos años el crecimiento de las poblaciones de estos insectos ha sido vertiginoso, se calcula de hasta un 170%. Este crecimiento viene dado con motivo de que las personas viajen más y también por las resistencias que están presentando a la mayoría de insecticidas que antes funcionaban correctamente.

La vuelta de vacaciones muchas veces viene acompañada de estos organismos y es que los niños que vuelven del campamento, los viajes en transporte público, taxis, coches de amigos, etc. son algunos de los puntos en los que podemos coger chinches. Cabe destacar que al contrario de lo que podamos pensar, su presencia no está relacionada con la falta de higiene, hasta el hotel más pulcro puede tener este problema en un momento dado.

PICADURAS DE LAS CHINCHES DE CAMA: 

Las chinches de la cama presentes en nuestro territorio no son vectores y por tanto no transmiten ninguna enfermedad, sin embargo sus picaduras son muy molestas, produciendo irritaciones, ardor en la piel durante unos días e incluso pueden llegar a infectarse. Normalmente estas picaduras se encuentran en grupos por nuestro cuerpo, ya que los insectos se van alimentando de forma consecutiva durante la noche.

picaduras chinch

CONSEJOS DE PREVENCIÓN:

Como prevenir siempre es más fácil que combatir, os dejamos una lista de consejos de prevención para evitar que los chinches regresen de las vacaciones contigo, pero también porque si están presentes, significa que dada su alimentación a base de sangre, puedes acabar con multitud de picaduras si no detectas su presencia:

Inspecciona la cama del hotel, albergue, etc. revisa que las costuras del colchón están limpias y chinches en la camano se encuentran los insectos descritos. Si observas como pequeñas manchas de sangre o puntitos negros, es que hay o ha habido presencia. En este caso sería conveniente avisar al encargado del hotel y solicitar un cambio de habitación.

– Nunca hay que dejar la maleta o equipaje bajo la cama, ni cerca de la misma. Utiliza el portaequipaje evitando también que la maleta quede en contacto directo con el suelo y con la pared.

Mantén la maleta cerrada y tus cosas en su interior, en la medida de lo posible, no acostumbres a dejar tu ropa encima de la cama.

– Al llegar a casa, lava en la lavadora todo lo que había en la maleta a temperatura elevada. A tu maleta o equipaje le puedes pasar la aspiradora a alta potencia, incidiendo en las costuras y bolsillos, tanto por el interior, como por el exterior.

– Si detectas en tu casa indicios de su presencia, contacta con un profesional que conozca la biología de las chinches y por tanto sepa cuál es el tratamiento más adecuado y las medidas a tomar para erradicar la plaga.

Puedes consultar también nuestro apartado ¿Qué insecto me ha picado? si tienes picaduras y sospechas que puedan ser de chinches.